Número de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Contáctenos

seminario PDF Imprimir E-mail

seminario pt nuevo

 

 

 
MOVIMIENTO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES PDF Imprimir E-mail

AL CONGRESO DE FUNDACION DEL IPT:

POR UN INSTRUMRNTO POLITICO DE LOS TRABAJADORES PARA LA TOMA DEL PODER POR LA CLASE OBRERA Y EL PUEBLO POBRE Y LA CONSTRUCCION DEL SOCIALISMO.
 
1.- Saludamos  la fundaron  del Instrumento Político de los Trabajadores –IPT. Lo reivindicamos porque surge impulsado por la COB, es decir por la clase obrera organizada del país. Se trata entonces del partido político de la clase  obrera. Esta  es la característica central nueva y progresiva.
Nuestra organización ha propugnado esta tarea ante el hecho de la ausencia de una dirección revolucionaria con influencia de masas que llevara al poder a la COB  en momentos de ascenso insurreccional como el 2003-2005 cuando la central,  agrupando a todos  los trabajadores y el pueblo, se constituyo de hecho en poder alternativo a la burguesía, como había ocurrido antes en situaciones parecidas.  La falta de  dicha dirección impidió que la COB avanzara en la disputa del poder político a los partidos burgueses permitiendo  que se restableciera el maltrecho poder burgués, tras el derrocamiento revolucionario de Sánchez de Losada y después de Carlos Mesa.

2.- La constitución del IPT se produce con más de seis años de retraso. Un primer intento se dio en agosto de 2005 boicoteado por agentes del MAS dentro de la COB; luego el XIV Congreso de agosto de 2006,  mandató explícitamente crear dicho instrumento, pero la dirección de entonces dejó sin efecto esa tarea debido al apoyo político  que brindó al Gobierno burgués de Evo Morales; y finalmente  el XV Congreso de la Central, realizado el año pasado,  ratificó el mandato para su efectivización, posibilitándose su concreción recién  ahora.
La realización del instrumento se posibilita debido al distanciamiento de las bases trabajadoras de la COB y de amplios sectores populares e indígenas, ocasionado por la política   de sistemáticos y  violentos ataques del Gobierno expresados en salarios miserables, el gasolinazo, azucarazo, represión con muertos y heridos (mineros,  Caranavi,  indígenas del TIPNIS,etc.) Política presente desde el inicio del Gobierno pero que  se agudizó a partir del 2008 cuando, tras capitular a la derecha, pasó a defender abiertamente los intereses de la oligarquía, las transnacionales petroleras etc., capitulación  que se plasmo en la Nueva Constitución Política del Estado.
Fue ese hecho objetivo el que presionó  para llevar adelante la concreción del  Instrumento como  alternativa en la lucha  por los intereses de los trabajadores burlados y pisoteados ayer por la derecha y hoy por el Gobierno del MAS.  La dirigencia o sectores de ella que siempre se resistió a impulsar la tarea, finalmente ante el rechazo que causó en las bases la política gubernamental,  accedió a que se concretara. Tal  el derrotero que ahora debe tener un desenlace de victoria.

3.- Resaltar las virtudes del instrumento, no nos  impide señalar los defectos y limitaciones metodológicas y programáticas existentes. Lo hacemos en actitud constructiva porque queremos un organismo de combate, obrero revolucionario y socialista. Hemos contribuido en la revisión de los documentos en su última fase, pero a pesar de nuestras sugerencias creemos que resulta insuficiente. Mencionamos algunas de ellas:
Empezamos remarcando que  el método empleado en la constitución del instrumento ha sido burocrático en su preparación, a pesar de que se han realizado una conferencia y un ampliado de la central, además de ampliados mineros y de fabriles, las bases no han participado plenamente en la   preparación  política y organizativa hecho que debilita el proyecto.
Por otra parte, el programa no define la tarea central del instrumento que no puede ser otra que organizar y dirigir  la lucha por el poder de la clase obrera y sus aliados del campo y la ciudad, mediante la movilización insurreccional de las masas y no mediante la vía electoral. Esta última  como lo demuestra la historia ha quedado desechada, y la intervención electoral se hace para utilizar el parlamento como tribuna de denuncia subordinada y al servicio de la vía insurreccional. En realidad se trata  de retomar octubre de 2003 para cumplir sus tareas burladas e inconclusas. Esto esta ausente y no valen justificativos como aquello de que se trataría  de  un documento para ser aceptado por el Órgano Electora, puesto  que se trata nada menos que  del documento de fundación del IPT.

Otra carencia es la falta de una caracterización correcta de nuestro país. Se habla de “sociedad capitalista”, pero no basta porque país capitalista son todos los países, el nuestro es un país capitalista  dominado por el imperialismo mundial, semicolonial, a pesar  de las reformas tibias y la retórica de Evo Morales. Esto implica la tarea de expulsión del imperialismo (no más “socios”) y la expropiación de la burguesía y en particular de la oligarquía.
Así mismo, como la fundación del Instrumento es  y debe ser una ruptura con políticas erróneas del pasado, el documento no hace una autocrítica del apoyo que la anterior dirigencia de la COB otorgó al gobierno burgués de Evo Morales,  lo que deja abierta nuevas políticas semejantes. Y el IPT en la tradición clasista y revolucionaria de la clase obrera debe practicar la independencia de clase que significa ningún apoyo político a ningún gobierno burgués por mas “progresista” que se reclame. En la lucha contra el imperialismo y la oligarquía está permitida la unidad de acción pero jamás  apoyo político.
En los  Estatutos  debe predominar la democracia obrera la incorporación de todas las organizaciones de izquierda revolucionarias y socialista que no colaboraron con la burguesa y sus Gobiernos, sin menoscabo de la centralización y la unidad en la lucha contra el enemigo de clase,

4.- Finalmente, creemos que el IPT esta  en construcción.  Hay que fortalecer y reafirmar su carácter de clase como instrumento de la COB, rechazar todo intento del Gobierno y sus agentes burocráticos, así como de la burguesía y  derecha que tratan y tratarán de frustrar su fundación e impedir su desarrollo. Y en esta lucha bregar por dotarle de una dirección revolucionaria de combate y un programa  completo para llevar al poder  a la clase obrera y sus aliados. Por el Gobierno obrero, campesino y originario, que inicie la construcción del socialismo en Bolivia y en el mundo.
En esta perspectiva  nos constituimos en  militantes de la causa  obrera y socialista del IPT.


La Paz, 6 de marzo de 2013


MOVIMIENTO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES (MST)

UVENTUD SOCIALISTA (JS)

 

 

 

 
UMSA: Elecciones al Centro de Estudiantes de Comunicación Social PDF Imprimir E-mail

La Intentona derechista fue derrotada
GRAN TRIUNFO DE LA JUVENTUD SOCIALISTA
Agradecemos a todos los compañeros que votaron por una alternativa de dirección revolucionaria. Su voto no será defraudado


Con mayoría absoluta, la Juventud Socialista ganó las elecciones al Centro de Estudiantes de Comunicación Social (CECOM). Es una gran victoria de la política revolucionaria contra los intentos derechistas de asaltar nuestro Centro.

Las razones del triunfo de la Juventud Socialista

Para comprender en cabalidad esta histórica victoria es necesario contextualizarla, la JS no es una juntucha que se presenta a elecciones y luego desaparece. Todo lo contrario, es un frente serio que tiene un sólido programa revolucionario y que ha luchando consecuentemente junto al movimiento estudiantil. Así se demostró en las luchas contra los docentes truchos, por Cursos de Verano gratuitos y de calidad financiados desde el presupuesto universitario, contra la ilegal declaratoria de “antiautonomistas”, contra la derecha en las elecciones a Decanato y Dirección de Carrera y luego contra el Tribunal de Garantías Electorales (TGE), para citar algunas.

A esta trayectoria de lucha al servicio de la base estudiantil, en estas elecciones se sumó una política correcta. En un primer momento, denunciamos la traición de las autoridades conciliadoras con la derecha, cuando apoyaron, a espaldas de la base, la proscripción de los compañeros de primer y segundo año. En un segundo momento, en el que, producto de la traición señalada, la derecha pasaba a la ofensiva y se aprestaba a asaltar el CECOM, para frenar su cometido, la JS lanzo la correcta línea de exigencia a todas las fuerzas que se reivindican de izquierda, de dar un apoyo crítico a la Juventud Socialista.

De esta forma se produjo una polarización entre la delincuencial derecha y la izquierda revolucionaria, como su único contendiente. Esto forzó a muchos abstencionistas y sectarios a tomar partido contra la derecha votando por la JS. Así, además de los militantes y simpatizantes de nuestra corriente, muchos compañeros sumaron su apoyo lo cual también es una victoria de dicha política.

También estimuló la valiente renuncia de la compañera Esther del frente IPAC. Ella que figuraba inicialmente como segunda ejecutiva, fue engañada por los derechistas quienes no la incluyeron en las listas oficiales de inscripción. A tiempo de saludar la actitud de la Ca. Esther, Condenamos las delincuenciales amenazas de sus “compañeros” que se han dado la terea de denigrarla con grafitis. Denunciamos que si le ocurre algo, será únicamente responsabilidad de los derechistas de IPAC.

Por otro lado, es necesario evidenciar el vergonzoso papel de individualidades que formaban el frente Urus, quienes, lejos de sumarse al apoyo crítico a la JS, se sumieron en un silencio cómplice a favor de la derecha.

¿Por qué La derecha se recompuso?

Luego de haber sido aplastada, sobre todo a nivel estudiantil en las pasadas elecciones a Decanato y Dirección de Carrera (no llegaron ni al 20%), ahora, la derecha levantó cabeza logrando un 44% de votación.

Es necesario explicar por qué sucede esto. La respuesta es que las autoridades de la Dirección y el Decanato, que se reivindican de izquierda y que ganaron su puesto gracias al aplastante voto estudiantil, aplicaron una política de conciliación y colaboración con las autoridades derechistas, misma que en los hechos significó la traición al voto estudiantil. Así, apoyaron al Tribunal de Garantías Electorales (TGE) en su intento de proscribir la participación como candidatos de los compañeros de los primeros años, hicieron un pésimo curso de verano la gestión pasada, en lugar de escuchar las críticas de la Juventud Socialista pasaron a un ataque sistemático contra ésta. Por su parte, la derecha ni corta, ni perezosa y ante estos enfrentamientos, pasó a la ofensiva, se recompuso y se aprestó a asaltar el CECOM

 Lo hizo con la formación de IPAC, a partir de una costosísima campaña de más de 5 meses donde no repararon en gastos, con prebendas de distinta índole, con métodos de guerra sucia, con todo el apoyo del aparato de las autoridades derechistas, ex autoridades (España), sus docentes truchos, ex dirigentes del CECOM (Marcelo Ramos, etc.), frentes derechistas de otras carreras (Re de Trabajo Social). Fracasaron.

La lucha contra la derecha continúa

Una vez más, la derecha fue derrotada. Se demostró que la base estudiantil de Comunicación sigue siendo la vanguardia universitaria y que la Juventud Socialista estuvo a la altura de las circunstancias, enfrentándose firmemente a la derecha y finalmente derrotándola.

Si bien la victoria hiere a la derecha universitaria, ésta aún persiste como un enemigo poderoso que continúa al acecho. Exigir la acreditación es la tarea inmediata. Además se realizan ya las elecciones al Centro de Estudiantes de Sociología y en corto plazo las del Centro de Estudiantes Facultativo de Ciencias Sociales (CEFACS). Es sabido que la derecha intentará ocupar estos espacios de poder contra la base estudiantil, por lo cual, es importante prepararnos para presentar una alternativa de unidad principista que le cierre el paso a esas pretensiones.

Agradecemos todo el apoyo.

Ante todo, agradecemos a la base estudiantil que hizo posible este triunfo, a todos esos compañeros que no dudaron a la hora de votar. Agradecemos a todos los simpatizantes y amigos que vienen apoyando a la Juventud Socialista durante meses y años en tantas luchas emprendidas, movilizaciones y también elecciones.

También agradecemos a todos los activistas, compañeros que por encima de las diferencias que sostenemos, dieron su apoyo incluso antes de salir la convocatoria. También a todos aquellos que día a día fueron sumando su apoyo. Finalmente, a aquellos miembros de Acción Diferente y Ahora que en la recta final sumaron un apoyo crítico.

Fortalecer a la Juventud Socialista

Luego de estos triunfos políticos, la JS hace un llamado a los compañeros(as) que participaron de distinta manera en la campaña a sumarse militantemente a nuestra organización. Así continuaremos fortaleciendo este germen de dirección revolucionaria para la Facultad y la Universidad, y reforzaremos la lucha en pos de la conquista de las más sentidas reivindicaciones de la base estudiantil: Cursos de Verano Gratuitos y de Calidad financiados desde el presupuesto universitario, Voto Universal, Aumento y Redistribución de presupuesto según las necesidades estudiantiles, entre otros.
 
La Paz, 26 de Septiembre de 2012

 

 

 
XV CONGRESO ORDINARIO DE LA COB PDF Imprimir E-mail

APORTE PARA EL XV CONGRESO ORDINARIO DE LA COB

 

¡RUPTURA CONSECUENTE Y NO FORMAL CON EL GOBIERNO PATRONAL Y ANTIOBRERO!

¡POR UNA COB DE COMBATE Y UNA DIRECCIÓN CLASISTA!

 

¡CONSTRUIR YA EL INSTRUMENTO POLÍTICO DE LOS TRABAJADORES!

¡DERROTAR AL GOBIERNO Y RETOMAR OCTUBRE PARA HACER  LA REVOLUCIÓN OBRERA, CAMPESINA, ORIGINARIA Y SOCIALISTA!

 

 

cob  iiINTRODUCCIÓN:

El presente documento del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), ha sido puesto a consideración de la vanguardia de los trabajadores en julio-agosto de 2010 con ocasión de la segunda convocatoria al  XV Congreso de la COB que, como la primera  del 2009, ante la cual presentamos unas tesis, fue sucesivamente  postergada en beneficio del Gobierno., Al fin, después de tres postergaciones arbitrarias y burocráticas, pues los ampliados no tienen esa potestad, al parecer se realizará este importante y necesario evento de la Central. Las posiciones que sostuvimos, tanto para la primera convocatoria como para la segunda, conservan toda su validez, por lo que para esta ocasión reproducimos el texto de 2010 ya publicado. (Para conocer  el texto anterior ver www.mstbolivia). Lo hacemos agregando una necesaria actualización que evalúa lo acontecido  a partir de entonces, sobre todo el año 2011, donde destacan hechos como el gasolinazo, la elección de magistrados judiciales, la marcha del TIPNIS, así como la respuesta de los trabajadores y las consecuencias políticas tanto para el Gobierno como para el movimiento de los trabajadores y el pueblo.

Los hechos del 2011 señalados no hacen sino confirmar lo que advertimos en los documentos mencionados. El Gobierno profundizó su política a favor de las transnacionales, la oligarquía y la patronal en general, por tanto se mostró abiertamente antiobrero, antiindígena y antipopular. Así lo demostró el feroz  gasolinazo, el azucarazo y la represión a la marcha de los indígenas en defensa del TIPNIS,  como también la sostenida política de salarios de hambre y desempleo. Los recientes hechos de Yapacaní donde se reprime a la población trabajadora por un reclamo justo se ubican en esta misma dirección. Es decir, en una dinámica incontenible, el Gobierno pasó a defender orgánicamente los intereses de las  transnacionales imperialistas, la oligarquía y la patronal en su conjunto. Quedaron atrás sus reformas tibias y tímidas y entró en la ruta de todos los gobiernos “nacionalistas” que terminaron entregándose con armas y bagajes al imperialismo. Y en este empeño   que significa defender el orden burgués semicolonial reprime  a los trabajadores y el pueblo. Este es un proceso irreversible  como lo confirmó su reciente Cumbre en familia, donde a parte  de ver si atiende demandas sectoriales menores, no se vio afectar a las transnacionales y a la oligarquía, sino por el contrario se ofrecieron  más concesiones a las mismas como la suspensión por cinco años de la aplicación de la función económica social para legalizar tierras y la revisión de  las TCOs que además no serán màs concedidas, en detrimento de los indígenas, para no hablar de  la puerta abierta  a la anulación de la Ley Corta que permita la construcción de la carretera por el corazón del TIPNIS contra viento y marea, etc. Se trata ahora de un Gobierno prácticamente normal de la patronal que para aplicar su política contra los trabajadores y el pueblo pretende asumir rasgos dictatoriales bonapartistas violando sistemáticamente derechos democráticos constitucionales, como la llamada judicialización de la política, etc. El control del Poder Judicial logrado mediante elecciones fraudulentas es una   expresión de la característica señalada.

Esta  línea reaccionaria asumida por el Gobierno, no ha sido recibida por la mayoría de los trabajadores y el pueblo con aceptación, sino todo lo contrario. Los trabajadores y el pueblo pobre le hemos propinado una dura derrota política a lo largo del año 2011. El gasolinazo fue derrotado por una contundente movilización, las fraudulentas elecciones judiciales fueron derrotadas por el voto nulo y la abstención, la marcha indígena por el TIPNIS derrotó al Gobierno con el apoyo  multitudinario de la mayoría del país. La represión a Yapacaní es rechazada por amplios sectores obreros y populares. Aunque de manera empírica, es decir sin la iniciativa conciente de las principales dirigencias,  los trabajadores y el pueblo hemos rechazado y derrotado la ofensiva patronal del Gobierno.

Éste, a la par de su  irreversible derechización fue perdiendo el apoyo de la población trabajadora, de sectores indígenas y de los sectores medios de las ciudades. Se trata de un  Gobierno que a estas alturas ha perdido credibilidad ante los masivos sectores mencionados y  se mantiene con el apoyo de la oligarquía, las transnacionales, la patronal en general (socialmente aunque sus partidos políticos disminuidos se oponen),   el campesinado de la  CSUTCB, las bartolinas, las FF.AA y Policiales, sectores indígenas de occidente, pero ya no de la CIDOB ni de la CONAMAQ. Su reciente Cumbre mostró quiénes lo respaldan, un apoyo no despreciable, pero ha sufrido un desgaste político considerable, sólo recuperable si las direcciones, traicionando a los trabajadores, le brindan un nuevo apoyo abierto o encubierto..

Pero a pesar de esta situación desfavorable, el Gobierno mantiene  su política contra los trabajadores y el pueblo: bajos salarios que contrasta con el incesante  alza del costo de vida maquillado por el INE, represión, etc. Ello se debe a su compromiso económico-social y político asumido con la  patronal nacional e internacional. Y esa será su posición hasta el final. Para engatusar llamó y llamara a “cumbres de consenso”, pero como le falló la reciente podrá fallar las siguientes a menos que las dirigencias se presten a ello.

Se abrió así una nueva situación en el país caracterizada  por la sistemática aplicación de una dura política contra los trabajadores y el pueblo, la respuesta combativa de estos sectores mayoritarios que infligió una derrota política al gobierno, el consiguiente desgaste político del mismo y a pesar de ello la persistencia en  su ofensiva debido a los intereses patronales que defiende. Una perspectiva de enfrentamientos donde es necesario y posible derrotar globalmente al Gobierno.Todo  esto en el  marco de una situación internacional marcada por la crisis económica del capitalismo imperialista que no deja ni dejará de incidir en la economía del país en perjuicio de los trabajadores y el pueblo.

Ante esta situación lo que corresponde a la clase trabajadora y el pueblo no es volver a dar el apoyo al Gobierno, ni ir en auxilio de su desgaste, sino combatirlo sistemáticamente, no sólo en el terreno de las reivindicaciones económico-laborales y democráticas, sino en busca de una solución de fondo propia de los trabajadores a la crisis irresuelta si no agravada del país. En este combate no se puede abrir las puertas para que vuelva la derecha tradicional, sino para que luego de la frustración que trajo el reformismo tímido y entreguista del indigenismo del MAS y Evo Morales, se retome la insurrección de Octubre de 2003 peleando por un verdadero Gobierno Obrero Campesino y Originario que expropie a la oligarquía, expulse a las transnacionales y el imperialismo, es decir se haga la revolución obrera y socialista, la única capaz de dar solución de raíz a la dominación oligárquica imperialista que perdura en el país. Nosotros creemos que esa es la tarea central de la COB que debe ser discutida y votada en este Congreso crucial para la vida de los trabajadores y el pueblo. Para que no sea un retórico saludo a la bandera  de acuerdo a la ocasión, ahora que la COB se animó hablar en su documento de política y de “construir la revolución socialista”, documento que no hace el balance del largo y nefasto apoyo politico dado al Gobierno y no arma correctamente a los trabajadores,  este Congreso debe romper conciente y consecuentemente con el Gobierno antiobrero derrotando a los gobiernistas traidores y colocando una nueva dirección que practique el  clasismo de los trabajadores, aunque lamentablemente  no ha surgido hasta hoy una dirección conciente de esas características.  Se trata de que este Congreso apruebe desplegar una COB de combate y no de colaboración o sumisión al Gobierno. Un evento que  coloque a la COB no como simple oposición sindical en el mejor de los casos, sino como su rol histórico lo demanda, es decir como alternativa de poder, por el Gobierno de los Trabajadores y el Socialismo, que reemplace al desgastado y represor  Gobierno patronal actual.

Al servicio de esta tarea  debe ratificarse lo que voto el Congreso Minero es decir la inmediata construcción del Instrumento Político de los Trabajadores, vale decir bregar por la construcción de  una dirección política que lleve adelante las tareas centrales planteadas en la nueva situación abierta. Estas y otras tareas deben ser engarzadas en un Plan de Lucha que deberá ejecutar la nueva dirección y no quedar como declaraciones retóricas para salir de aprietos.

 La Paz  14 de Enero de 2012

 

I.- OCTUBRE DE 2003 Y EL GOBIERNO DE EVO MORALES
El ascenso revolucionario de las masas iniciado el 2000 tuvo su máxima expresión en Octubre de 2003. En aquel momento una insurrección de masas iniciada por amplios sectores indígenas y campesinos, luego centralizada por la COB, derrocó al gobierno neoliberal de Sánchez de Losada. Planteó, de esa manera,  la expulsión (expropiación) de las transnacionales petroleras y la tierra para los campesinos y pueblos originarios expropiando a la oligarquía, la llamada Agenda de Octubre.  Planteó en suma el problema del poder para los trabajadores.
La dirección de la Central de entonces, en vez de profundizar el proceso insurreccional luchando por el poder,   decidió el “retiro estratégico”, mediante el cual se entregó el poder  a Carlos Mesa vía la llamada sucesión constitucional. Pero, una nueva insurrección el 2005 echó del gobierno a Mesa, planteando otra vez el problema del poder, y nuevamente se entregó el mismo, por la misma vía, a Rodríguez Veltzé. Este subió con el mandato expreso de organizar elecciones generales para recomponer el maltrecho poder burgués.
Evo Morales (para qué hablar de García Linera), no jugó un rol central en  las dos insurrecciones. Por el contrario, no sólo  bregó en contra, en pos de un reemplazo   pacífico, electoral, de Sánchez de Losada, sino que  después de su caída, abogó por   las sucesiones constitucionales y las elecciones de diciembre de 2005, medidas propiciadas por la burguesía y el imperialismo  para capear su grave crisis política. Como consecuencia, el MAS ganó ampliamente dichas elecciones beneficiándose del ascenso de las masas. Con esto se desvió el proceso revolucionario insurreccional a la vía muerta de la democracia burguesa (los procesos electorales), opción por ahora favorita  de la burguesía. Con esto también  se abandonó la Agenda de Octubre, sustituyéndola por cambios de contratos con las petroleras otorgándolas la calidad de “socias”, y, por la preservación  de las grandes propiedades oligárquicas. Surgió así, contra Octubre y salvando a la burguesía de una revolución obrera,  el Gobierno de Evo Morales.

II.- ¿GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES O GOBIERNO BURGUÉS DE COLABORACIÓN DE CLASES?
El Gobierno así constituido emergió sostenido básicamente por el campesinado y su base propia los cocaleros del Chapare. Fue también electoralmente apoyado por los trabajadores de las ciudades. Por estos hechos y por la oposición de la derecha oligárquica y neoliberal,  las direcciones de estos sectores sociales pasaron a considerar al mismo como un “gobierno de los trabajadores” o un “gobierno de sindicalistas”. Pero, si bien nació  distinto y hasta opuesto a los partidos de la derecha neoliberal tradicional, no fue ni va hasta el fin en la lucha contra los mismos ni contra el imperialismo y la oligarquía. Antes bien pactó con ellos, concilió o consensuó en puntos centrales, dejando a las trasnacionales como “socias” y a la oligarquía con las principales propiedades, revirtiendo parcialmente sólo las denominadas tierras de engorde. Es decir, desde el inicio protegió la propiedad privada capitalista y la dominación imperialista aunque recortándola moderadamente. A su vez, reconstruyó los pilares del orden burgués como son las FFAA y Policiales que venían de un profundo cuestionamiento por la población trabajadora. (FFAA que hasta hoy se niegan entregar los restos de Quiroga Santa Cruz)
Así sucede que a pesar de ese origen social, llevó a los campesinos y trabajadores de las ciudades a conciliar con las  transnacionales y la  burguesía. Se realizaron varios cambios o reformas pero se mantiene en lo central el sistema capitalista semicolonial.
A este tipo de gobierno que salva a la burguesía y el imperialismo de la amenaza de una revolución obrera, llevando a los trabajadores del campo y la ciudad a la conciliación con la burguesía, se denomina Gobierno de Frente Popular o de conciliación de clases. Es un Gobierno burgués atípico,  diferente del neoliberal, pero  no de los trabajadores.

III.- EL GIRO A LA DERECHA
Este
Gobierno fue resistido por la derecha oligárquica asentada en la Media Luna durante los primeros tres años de gestión. No por el programa que siempre fue conciliador o capitulador, sino por temor al gran ascenso de las masas que podía rebasarlo en su rechazo al imperialismo y la oligarquía. La derecha desplegó una fuerte contraofensiva especialmente los años 2007-2008. Esos años fueron de práctica ingobernabilidad. Pero, finalmente fue vencida políticamente no sólo por sus propios errores, sino por la igualmente fuerte movilización campesina que la enfrentó, sin llegar a destruirla, y por el apoyo que el gobierno recibió de la  casi totalidad  de la burguesía mundial. Sin embargo, tras su derrota en agosto-septiembre de 2008,  el gobierno en vez de aplastarla expropiándola, la perdonó y realizó una serie de concesiones, retrocediendo en cuestiones claves como la autonomía, derechos indígenas,  tierras, etc. Este pacto espurio se plasmó en el texto de la Nueva Constitución Política del Estado (NCPE).
A partir de entonces se produjo un giro político más hacia la derecha. Cooptó a sus filas a sectores de la derecha recalcitrante como la Juventud Cruceñista y diversas personalidades, política que le produjo crisis y rupturas de sectores indígenas y campesinos. Como consecuencia,  el Gobierno se hizo abiertamente defensor del nuevo orden burgués reformado, en el marco de la CPE. Se muestra como un gobierno patronal “de orden”, de mano firme, sobre todo, con los sectores oprimidos y explotados. Con la derecha existe un acuerdo central ya mencionado, se garantiza el sistema de explotación y sus propiedades, las contradicciones subsisten pero son secundarias y se ubican a nivel de juicios por corrupción o malversación principalmente con ex prefectos de la Media Luna. Ahora el enfrentamiento duro viene con la clase trabajadora. No podía ser de otra manera, pues en el marco del sistema burgués que se reconstruye, la clase obrera sigue explotada y oprimida. Y quiérase o no tiene que bregar por sus derechos y tiene que salir a la lucha. Y el Gobierno tiene que enfrentarla. Así, ya no estamos ni siquiera en la primera etapa de un gobierno de conciliación, sino en la segunda etapa donde prevalece el ataque a la clase trabajadora y el pueblo (huelga de los fabriles y maestros, Caranavi, CIDOB, y ahora Potosí) y se disipa, sin desaparecer, el enfrentamiento contra la derecha oligárquica y el imperialismo por los acuerdos pactados.

IV.- LAS CONSECUENCIAS DE LA POLÍTICA DE APOYO
Es a este tipo de Gobierno burgués que, lamentablemente,  las distintas direcciones de la clase obrera vienen dando su apoyo político a los largo de los cinco años de gestión. Primero fue la dirección de los fabriles que, en su momento,  aportó con tres Ministros de Trabajo que resultaron todos ellos traidores y propatronales. En una primera etapa la dirección de la COB, que salía del XIV Congreso con mandato explícito de conservar su independencia del Gobierno, se mantuvo con una actitud expectante, sin presentar el Pliego Nacional y sin impulsar ninguna lucha, dando de hecho un apoyo encubierto. Después, el 2008, atinó emprender el reclamo de una Ley de Pensiones solidaria en rechazo a la actual Ley. Incluso se movilizó para que sea aprobada por el Gobierno. Éste contestó con negativa,  calumnia y represión con el trágico saldo de un muerto y varios heridos. La COB y el sector  minero levantaron la lucha y entraron en un proceso de negociación. Salvo promesas, la demanda quedó archivada.
Fue precisamente cuando el Gobierno había mostrado su esencia antiobrera en esta lucha y cuando luego pactó la CPE con la derecha en detrimento de los trabajadores, que la dirección de la COB, paradójicamente, pasó a apoyarlo abiertamente.
Como consecuencia las demandas fundamentales quedaron congeladas a cambio de migajas que no cubrían el incesante costo de vida y el deterioro en las condiciones de trabajo que la patronal seguía imponiendo. Así como se dejó de pelear por la Ley de Pensiones, se hizo lo mismo por salarios dignos, etc.  Pero además, en la línea de la dirección anterior, se completó el abandono de la Agenda de Octubre que los trabajadores habían planteado, así como la negativa a la formación del Instrumento Político de los Trabajadores mandatada por el XIV Congreso.  Y con este abandono se dejó también a la clase obrera sin perspectiva política propia en beneficio del Gobierno conciliador de Evo Morales.
 
V.- LAS LUCHAS DE MAYO MOSTRARON UN GOBIERNO PATRONAL Y ANTIOBRERO
Mientras las direcciones apoyaban al Gobierno, éste  no obstante sus reformas tibias, mantenía a la mayoría de la clase trabajadora con salarios de hambre, abusos patronales al amparo del 21060 que no fue anulada en su totalidad y desocupación. Los irrisorios pero publicitados aumentos nunca alcanzaron cubrir el alza verdadera del costo vida. El 5% propuesto para este año fue un insulto intolerable. A cambio de esto la patronal en todos estos años ha acumulado grandes ganancias especialmente la banca que viene haciendo sus mejores negocios bajo este Gobierno.
A lo anterior vino a sumarse  ataques directos a los derechos laborales y conquistas sociales a través de  proyectos elaborados desde el Ministerio de Trabajo como el Código de Trabajo y la Ley del Servidor y la Servidora públicos, además de la estancada Ley de Pensiones, etc.
Fue ante esta amarga realidad que los fabriles, maestros y trabajadores de Salud, empezaron a coordinar en demanda de aumento salarial más digno y en rechazo a los antiobreros proyectos mencionados. Tras marchas combativas finalmente realizaron un gran Paro Nacional que la dirección de la COB se vio obligada a convocar a regañadientes. Lucha que después fue traicionada por dicha dirección mediante un acuerdo espurio que fue rechazado por los trabajadores en huelga.
La respuesta del Gobierno fue al estilo de los gobiernos neoliberales: calumnia, satanización y represión. Se acusó a los trabajadores de hacerle el juego a la derecha y a los maestros de estar manipulados por los Estados Unidos. La Ministra de Trabajo, salida lastimosamente de las filas fabriles, estuvo en primera línea contra sus bases. El Gobierno, se negó rotundamente a atender las demandas centrales como el aumento salarial, condenando a los trabajadores a vivir a “café y marraqueta”, con la complicidad de los dirigentes nacionales y de la COB  pro gobiernistas.
Con esta política el Gobierno mostró una vez mas y, ahora en forma clara y categórica, que no es un Gobierno de los trabajadores ni de sindicalistas, sino un Gobierno antiobrero que tras su pacto constitucional con la derecha giró más en ese sentido y se volvió directamente patronal en defensa del nuevo orden burgués  plasmado en su Nueva CPE.

VI.-  INDEPENDENCIA DE CLASE Y UNIDAD DE ACCIÓN CONTRA LA DERECHA Y EL IMPERIALISMO
El Gobierno y sus voceros mantuvieron y mantienen a raya a los trabajadores con  el argumento de que las luchas por las reivindicaciones bajo este supuesto “gobierno de los trabajadores” o “progresista”, “le hacen el juego a la derecha y el imperialismo”. Que por tanto están obligados a apoyarlo. Pero esto no es más que un engaño.
Así como rechazamos la política sectaria que plantea acabar con el  Gobierno, incluso alineándose en los hechos  con la derecha; rechazamos la política oportunista de apoyar al Gobierno so pretexto de la lucha contra la derecha. Ninguna de las dos  es una política clasista. Es perfectamente posible pelear contra el Gobierno y la derecha desde una posición  de independencia de clase y postulándose como alternativa.
Pero las direcciones de los trabajadores  han caído en ese infame engaño.  Porque este Gobierno que surgió contra Octubre, no se enfrentó ni se enfrenta   consecuentemente  al imperialismo y la derecha oligárquica, sino que por el contrario, a pesar de que tuvo a su alcance oportunidades para expulsarlos y aplastarlos, concilió y concilia  con ellos, estableciendo finalmente un pacto  que los deja en pie.
Sólo la clase trabajadora puede y debe desarrollar consecuentemente y hasta el fin la lucha contra la oligarquía y el imperialismo. Por eso, ante el reformismo conciliador del Gobierno y la derecha oligárquica, necesita independencia política para desplegar su  lucha con sus propios métodos.
En la etapa en que la derecha de la Media Luna se opuso con dureza al Gobierno (y en cualquier momento parecido), estaba planteada la unidad en la acción de los trabajadores, de la COB, con el Gobierno contra la derecha. En esta lucha, poniéndose a la cabeza de la misma, se debió exigir al Gobierno que se reputa antioligárquico, consecuencia y no conciliación. Ir hasta el fin hasta  destruirla. Unidad de acción sin confundir banderas de clase ni menos colocarse a la cola de un Gobierno burgués. Unidad de acción asumiéndose como alternativa al Gobierno para derrotar a la derecha y al imperialismo,  como lo planteo Octubre, para realizar su Agenda. Vale decir, para hacer la verdadera revolución obrera y campesina, que deje atrás la conciliación y el reformismo timorato del Gobierno.
Las direcciones, de la COB y otras, en lugar de hacer eso, no sólo cedieron el poder a través de las sucesiones constitucionales, sino que colocaron a los trabajadores a la cola del Gobierno de conciliación con esos enemigos de clase. Y como resultado tenemos no sólo demandas insatisfechas sino también la permanencia del hambre y el desempleo, mientras esos enemigos siguen explotando y oprimiendo al pueblo trabajador. La clase trabajadora  después de esta experiencia está en la necesidad de vertebrar su propia salida.

VII.-  UN GOBIERNO QUE ENFRENTARÁ MÁS A LA CLASE TRABAJADORA QUE A LA DERECHA
Después
de los pactos, la derecha está servida y no representa de inmediato el mayor peligro. Aunque no como lo quería, sus principales demandas y preocupaciones han sido atendidas. Lo central es el hecho de que se  garantiza constitucionalmente sus grandes propiedades y no hay más amenaza contra ellas. Por obra del Gobierno está garantizada su existencia como clase oligárquica. Las contradicciones que subsisten se refieren a actos individuales de corrupción, malversación, terrorismo y también a la  aplicación de las autonomías, etc.  Es decir principalmente a delitos contra el Estado especialmente en las personas de los ex prefectos de la Media Luna y algunos empresarios, procesos  judiciales que están  por ver si llegaran hasta el final.
Pero ahora es el mismo Gobierno que pasa ha enfrentarse a la clase obrera, incluso a sectores indígenas y campesinos como lo probaron  la terca imposición del irrisorio 5%, la represión a Caranavi y el maltrato a los indígenas del CIDOB. Por eso, la cantaleta de que los reclamos vía movilizaciones  obreras y campesinas “le hacen el juego a la derecha y van contra el llamado proceso de cambio”, sólo sirve para satanizar y evitar las justas  demandas, mientras se consolida el régimen capitalista reformado.  No se avizora  en adelante una profundización del “proceso de cambio”, sino la administración de las reformas tibias pactadas con las trasnacionales y la oligarquía. Y para consolidarlas aplicará mano firme principalmente contra los explotados y oprimidos. Apoyar ahora al gobierno es mil veces más traidor que antes.

VIII.- RECUPERAR LA INDEPENDENCIA DE CLASE. ROMPER APOYO AL GOBIERNO.
Si antes no era correcto, llegado a la situación actual, es completamente criminal seguir apoyando al Gobierno sacrificando las reivindicaciones y aceptando migajas y propuestas insatisfactorias. Lo mínimo que se puede esperar del XV Congreso Ordinario de la COB es que luego de un balance objetivo de la última gestión,  se apruebe  recuperar su independencia respecto del Gobierno y armarse de una política clasista en pos de conseguir, mediante la lucha, las demandas postergadas. Mantener el sometimiento político capitulando a la presión de la burocracia del sector campesino, no traerá sino más dolores y perjuicios  para los trabajadores.
 
IX.-  CONGRESO DEMOCRÁTICO.
Este XV Congreso que fue postergado en dos oportunidades en atención a las necesidades del Gobierno,  está ante la tarea de discutir a fondo el balance de la política aplicada en tres años de gestión. Se precisa discutir, entre  otros temas de importancia,  por qué el mandato del Congreso anterior, en el sentido de ejercer la independencia respecto del Gobierno, fue cambiado burocráticamente por la dirección que no tenía atribución para hacerlo. Se necesita saber qué beneficios ha traído a la clase obrera el apoyo al Gobierno; así como saber si ante el reformismo y la derecha  debe o no plantearse como alternativa clasista de solución a la crisis del país.
Para todo esto se requiere que la dirección someta a las bases su propio balance
por escrito y con antelación. No documentos que se discuten improvisadamente en el mismo Congreso.
Tiene que ser un Congreso democrático contrario  a manipulaciones burocráticas y a cualquier  control prepotente que se pretenda, menos  si viniera  del Gobierno  a través de sus agentes que, para  mantener el apoyo irrestricto de la COB, tratará de imponer.

X.- POR UNA COB DE COMBATE E INDEPENDIENTE DEL GOBIERNO Y LA PATRONAL POR UNA DIRECCIÓN CLASISTA.
Para encarar la solución a las reivindicaciones más sentidas, como salarios dignos negados, Ley de Trabajo  sin restricciones, Ley de Pensiones solidaria, ninguna vulneración a los derechos laborales y sociales, pero también para dar a la clase obrera su verdadero lugar en la lucha por la solución de fondo a los problemas tradicionales  de dominación oligárquico imperialista, para salir de la posición subordinada a los gobiernos de turno, se necesita que este Congreso  dé lugar a  una COB de combate y no de sumisión, que discuta la necesidad de dotarse  de una dirección clasista y no de conciliación. 
XI.- COORDINACION DE LOS SECTORES QUE LUCHAN
Esta tarea puede  ser implementada por la vanguardia de los trabajadores, por los sectores de base que han experimentado los nefastos resultados de una política de colaboración. En especial por los trabajadores que han sufrido en carne propia la política antiobrera del Gobierno, mostrada en las recientes luchas de abril y mayo. Se necesita salir de la confusión creada hasta hoy sobre el carácter del gobierno, la derecha y el verdadero rol de la clase obrera en el proceso actual. Es preciso, en este sentido, la coordinación de los sectores que apuntan en esta orientación, para dar la pelea unificada por una COB de lucha y una dirección clasista.

XII.- POR UNA SALIDA OBRERA, CAMPESINA Y SOCIALISTA RETOMANDO OCTUBRE
Pero no se trata solamente de la lucha por las reivindicaciones económico laborales  señaladas. La COB a lo largo de su historia siempre jugó un rol político revolucionario y en los momentos de mayor ascenso de las luchas obreras y campesinas  se constituyó en alternativa de poder de la clase trabajadora. Han sido sus sucesivas direcciones las que impidieron desarrollar consecuentemente este rol. Así fue  en la revolución del 52, el 70-71, el 85 y recientemente el 2003-2005. No es por casualidad que para responder a esa tarea tras las últimas insurrecciones se haya planteado la constitución de un Instrumento Político que la dirija, tarea que fue mandatada por el anterior Congreso y que la dirección saliente no cumplió para no enfrentarse al Gobierno con el cual colabora. Tarea, sin embargo, aun más vigente para preparar la alternativa de clase ante la derecha y el gobierno patronal de Evo Morales.
Ante el escamoteo y el abandono de la Agenda de Octubre y su reemplazo por reformas tibias que conservan en lo fundamental al régimen de explotación y opresión capitalista semicolonial, es necesario que la COB luchando por todas las reivindicaciones obreras y populares, se perfile  en la perspectiva de la lucha final por una salida de clase a la situación actual, por un verdadero gobierno obrero, campesino y originario que expulse al imperialismo y liquide la oligarquía. Vale decir que luche por la revolución obrera, campesina y socialista, retomando Octubre.

La Paz, Julio-Agosto de 2010

 

 

 

 
LA CARRETERA NO ATRAVESARÁ EL TIPNIS PDF Imprimir E-mail

GRAN TRIUNFO DE LA  MARCHA INDÍGENA

entrada a La PazFinalmente tras 65 días de heroica lucha, superando una serie de duros obstáculos como la brutal represión policial,  la marcha indígena centralizada por la CIDOB se impuso, torciéndole la mano al Gobierno de Evo Morales. Éste intentó, hasta último momento, burlar la demanda indígena, pero fue inapelablemente derrotado; y se vio obligado, a regañadientes, a modificar la propuesta tramposa de la Asamblea Legislativa Plurinacional, para aceptar la exigencia indígena. De esta manera, a través de una nueva Ley, se sanciona que la proyectada carretera o cualquier otra no atravesarán  el TIPNIS; así como se declara intangible este territorio. En esta lucha tuvieron importante participación los originarios del CONAMAQ.
Este desenlace  se agrega a la derrota sufrida por el Gobierno en las fraudulentas elecciones judiciales donde la marcha indígena tuvo innegable incidencia.

LAS RAZONES
Este espectacular triunfo indígena fue posible no sólo por la justeza de la reivindicación: la defensa del TIPNIS y su derecho a consulta previa en tanto propietarios de la zona, sino también a la extraordinaria solidaridad nacional e internacional que concitó esta combativa y sacrificada lucha, calumniada y reprimida. Esta solidaridad nacional que prácticamente aisló y puso contra la pared al Gobierno, fue decisiva en esta victoria. Hay que destacar como acciones cruciales en este sentido la resistencia de San Borja, Rurrenabaque y la multitudinaria recepción de La Paz.
 
LA INTANGIBILIDAD
El Gobierno introdujo la demanda indígena de intangibilidad del TIPNIS,  para luego crear, a falta de argumentos, una discusión confusionista   propio de charlatanes chicaneros y embusteros. Para cualquier persona seria, la intangibilidad se refiere a la intervención de entes ajenos a los propietarios comunales, como en este caso del Gobierno y su carretera, en ningún caso válida para los dueños, lo que seria un absurdo. No puede ser que los dueños, es decir las naciones originarias,  se priven de usarlo en función de sus necesidades que supone al mismo tiempo la preservación de las áreas protegidas. El Gobierno, de mala fe,  introduce una discusión ahí donde no hay lugar. Las cosas están entonces claras y el  Reglamento deberá establecerlo así. No  hay manera de robar con chicanearías la victoria indígena. Antes bien, en lugar de esto,  lo que el Gobierno tiene que hacer es someter a juicio y sanción a todos los represores, así como indemnizar a los marchistas hombres, mujeres y niños  por los daños físicos y morales perpetrados.

¿POR QUÉ EL GOBIERNO ATACA A LOS INDÍGENAS?
Nosotros a diferencia de otros, sostenemos que no se trata de un error del Gobierno, sino que su conducta obedece a profundas razones económico sociales. No sólo se enfrenta y reprime a los indígenas de tierras bajas, sino también al conjunto de los trabajadores y  pueblos que reclaman solución a sus demandas. Basta señalar algunos ejemplos: fabriles y reclamo de la COB, Caranavi con muertos y heridos, Potosí, gasolinazo y azucarazo, nuevamente demanda no atendida de la COB, ahora el TIPNIS y otras luchas.
 
Esta actitud estuvo siempre presente, pero latente en los primeros años del Gobierno, a causa  de los enfrentamientos con la derecha oligárquica que se resistió tan siquiera a cambios cosméticos. Al final, la derecha fue derrotada políticamente, pero  salvada social y económicamente: Sus propiedades fueron respetadas, así como las petroleras fueron transformadas en socias del Gobierno. Es decir, a pesar de que por la movilización de las masas se derrotó a la derecha, ésta salió finalmente victoriosa porque se respetó su dominio económico. Este resultado contradictorio fue pactado en la Nueva Constitución Política del Estado a comienzos del 2009. El Gobierno terminó con una vergonzosa capitulación a la oligarquía y a las petroleras.

A partir de entonces emergió el ataque a los trabajadores y el pueblo incluido a las naciones indígenas originarias. No podía ser de otra manera, porque el Gobierno pasó a defender abiertamente la gran propiedad privada capitalista, los grandes negocios agroindustriales, mineros, camineros,  de la banca, etc.  Como la defensa de los intereses de la patronal es incompatible con la atención de las demandas de los trabajadores y el pueblo, el Gobierno, se transformó en Gobierno burgués más o menos normal con pretensiones dictatoriales bonapartistas.  La oposición política de los restos de la derecha tradicional en el Parlamento, que pugna por recomponer su dominio político tradicional, no significa que la oligarquía y las petroleras se opongan como antes al Gobierno, ellos querrían desde luego tener su propio gobierno, pero en general están conformes con Evo Morales que le garantiza enormes ganancias. Por eso ya no hay marchas de tractores ni golpiza a los collas en Santa Cruz.

Esta situación hace que las masas trabajadoras y los pueblos originarios sufran de la miseria tradicional agudizada por los efectos de la crisis capitalista imperialista mundial. Y como consecuencia se movilicen en pos de mejoras salariales y derechos conculcados o negados como los de los indígenas. Pero al chocar con una Gobierno patronal las demandas no se satisfacen y las luchas ocupan el primer plano, sólo victoriosas si las movilizaciones son contundentes como es el caso del TIPNIS.

NUEVA AGENDA ES  UNA FARSA
Esta dinámica de la lucha de clases seguirá adelante con alzas y bajas. No hay posibilidad de “reconducir el proceso de cambio”, es decir volver a la fase de reformas tibias, como aspiran sectores disidentes del MAS. Ello supondría que el Gobierno desbarate su acuerdo con la oligarquía y el imperialismo y desmonte su propia Constitución. Supondría una ruptura con ellos a estas alturas, cuando lo que  busca es estabilidad y no nuevas conmociones con la derecha. Esto no es posible. Todo lo contrario, el Gobierno deviene cada vez más en agente del imperialismo y la oligarquía, siguiendo la conocida ruta de todos los gobiernos “nacionalistas” que terminaron por entregarse con armas y bagajes al capitalismo imperialista, como fue el caso del MNR, en detrimento del pueblo trabajador.

Por eso es una farsa la propuesta de una nueva Agenda supuestamente después de haber cumplido con la de Octubre. No. Ni la agenda de Octubre se ha cumplido porque no se expulsó al imperialismo, ni se expropió a la oligarquía, ni es posible impulsar una industrialización del país, bajo el  saqueo de  estos sectores, a los cuales se protege. La condición para ese proceso es la ruptura completa con el imperialismo y la oligarquía ligada a él. Como el Gobierno no puede hacerlo,  su nueva agenda nace muerta.
 
LAS CONSECUENCIAS POLÍTICAS:

EL GOBIERNO
En el marco de esta situación global, de esta coyuntura  el Gobierno que ya venía perdiendo posiciones sobre todo después del gasolinazo, sale más desgastado y debilitado políticamente ante el  movimiento de masas. Cayeron ministros, viceministros y comandantes. Protestan dirigentes cocaleros y colonizadores en desacuerdo con la Ley. Pierde el Apoyo de la CIDOB y el CONAMAQ, que eran componentes del Pacto de Unidad, los diputados indígenas se desmarcan; pero algo más importante, pierde el apoyo o la neutralidad de los llamados sectores medios de las ciudades que son numerosos. Se deterioró la aureola de  la defensa de la “Madre Tierra” y de las naciones indígenas originarias. Se mostró no como una gobierno indígena, sino patronal. Perdió gran parte del precioso capital de la credibilidad que había atesorado demagógicamente en los primeros años. Su desprestigio a los ojos de amplias masas se hace ostensible. Esto no quiere decir que ya está en la lona y no pueda sostenerse; todavía conserva el apoyo de importantes sectores  como la CSUTCB, las Bartolinas, los cocaleros, los interculturales, etc., pero es obvio que su situación  ya no es igual a la de  hace dos, cuatro o seis años. Por la dinámica de nuevos choques con la clase trabajadora y el pueblo dada su política al servicio del saqueo imperialista y la explotación capitalista, este proceso de desgaste está en curso y con idas y venidas es la tendencia principal de su desarrollo.

LOS PARTIDOS BURGUESES Y LA  DERECHA
En sus diversas variantes llevaron algo de agua a su maltrecho molino, particularmente el MSM y el UN, pero también los otros sectores. Esto siempre es posible, ante el desgaste de un  Gobierno supuestamente “progresista” y la ausencia de una alternativa política visible de la izquierda. Es un problema que los trabajadores y la juventud de vanguardia están ante la tarea de conjurar.

LA COB
Lamentablemente debido a su dirigencia, que mantiene su expectativa en  el Gobierno, no jugó un rol central que estuvo llamada a protagonizar en defensa de los indígenas y del TIPNIS. Salvo la convocatoria al Paro Nacional luego de la represión policial a los indígenas, en el marco de un repudio generalizado al Gobierno, no tuvo otra iniciativa política pudiendo hacerla. Era preciso llamar a la unidad obrera (COB), originaria campesina (CIDOB, CONAMAQ), para imponer la victoria y de esa forma darle un contenido de independencia de clase a la lucha, opuesto al aprovechamiento de la derecha y los  partidos burgueses. De esta forma se hubiera beneficiado en forma directa de la victoria indígena y colocar sus demandas, burladas por el Gobierno, ante la posibilidad de imponerlas con facilidad. Aunque después de la victoria indígena esa posibilidad está abierta si la lucha es organizada y consecuente.

CONSTRUIR UNA ALTERNATIVA OBRERA Y REVOLUCIONARIA DE GOBIERNO
El proceso abierto ya desde el gasolinazo, a través del cual, el Gobierno del MAS se desgasta mostrándose antiobrero, antiindígena y antipopular, frustrando expectativas en el movimiento de los trabajadores;  plantea la perspectiva real y la urgencia de concretar una alternativa revolucionaria de clase ante el fracaso estrepitoso del reformismo capitulador expresado en el indigenismo masista y evista.
 
El problema central es la construcción de una dirección obrera revolucionaria con influencia de masas. Creemos que esa tarea puede ser encarada a través de una de las vías posibles como la formación del Instrumento Político de los Trabajadores planteada por la Federación Minera, tarea  ya mandatada por el anterior Congreso de la COB, lamentablemente abandonada por el apoyo otorgado al Gobierno.  Ahora que éste  viene  desenmascarándose  no debe haber más pretextos para llevarla a cabo.

Se trata de pelear por una verdadera solución obrera, campesina y originaria a la crisis que agobia al pueblo trabajador. Una solución que retome Octubre llevando hasta el fin su Agenda, vale decir, la expulsión de las trasnacionales saqueadoras imperialistas, la expropiación de la oligarquía en todos sus niveles, así como el reconocimiento pleno del derecho a la autodeterminación de las naciones originarias. Sólo realizando estas tareas democráticas y socialistas, será posible la agenda de una verdadera  industrialización del país  bajo la planificación económica socialista que supone también el uso racional de la naturaleza. Esta es la única vía para salir de la miseria y el atraso, la vía del verdadero Gobierno Obrero, Campesino, Originario y Socialista, en lucha por la revolución socialista latinoamericana y mundial.

El Movimiento Socialista de los Trabajadores y la Juventud Socialista que impulsaron incondicionalmente el apoyo a la marcha indígena desde la universidad y otros sectores, se plantean llevar consecuentemente estas tareas en unidad con las agrupaciones que coincidamos.
La paz, 25 de Octubre de 2011.

MOVIMIENTO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES-MST
JUVENTUD SOCIALISTA-JS

 

 

 


Página 3 de 12

Contenido Chasqui

REVOLUCIÓN Y CONTRAREVOLUCIÓN EN EL MUNDO ÁRABE
!FUERA LAS DICTADURAS!¡FUERA LA OTAN DE...Leer más
ENTREVISTA CON JAIME SOLARES
“LE HEMOS SENTADO LA MANO AL GOBIERNO...Leer más
UMSA: ¡ABAJO LOS PROCESOS!
¡NO A LA PENALIZACIÓN DE LAS LUCHAS! ...Leer más
FUL: ¡FUERA LA MAFIA CABA DE LA UNIVERSIDAD!
POR ELECCIONES DEMOCRÁTICAS Y UNA FUL R...Leer más